jueves, 20 de diciembre de 2012

2012: el "Año de la Caca"


Otra gestión que concluye y la tercera que me ocupo de caracterizar con una sinécdoque (la parte por el todo), producto de las acciones que el propio régimen se encargó de ponerle firma.

Así, para quien escribe, y a manera de no olvidarlo, 2010 fue el “Año del Rodillazo” en alusión al artero golpe de rodilla que Su Excelencia propinó en los testículos a un eventual rival deportivo que osó “robarle” el balón. Esta actitud pinta de cuerpo entero el modo arbitrario en que el régimen entiende y practica el poder.

2011, en la misma línea, fue el “Año del MASking”, en referencia a la brutal represión de que fueron objeto los marchistas del TIPNIS en la localidad de Chaparina, cuyas bocas fueron selladas con cinta “masking”, clara representación de la postura gubernamental sobre la libertad y los derechos humanos.

Dichas caracterizaciones no me significaron dificultad alguna; eran imágenes que gritaban su elección.

Elegir la de estos doce meses fue un poco más complicado, dado que las candidaturas en juego mostraban, todas, un vigor inusitado. Finalmente, tres finalistas quedaron en competencia y de ellas emergió la más emblemática.
Pensé en el “Año sin calzón”, a raíz de las coplas carnavaleras que se despacharon el Presidente y sus ministras sacando a relucir todo su machismo,  el primero, y su alcahuetería, éstas.
También consideré el “Año de la flojera”, merced a que el Primer Mandatario atribuyó esta calidad a los habitantes del oriente del país, para luego enjuiciar a los medios que dieron cuenta de tal apreciación presidencial.

Por último, me decidí por el “Año de la Caca”, en alegoría a la expresión del señor Morales respecto de Estados Unidos.

Se suele decir, sin embargo, que las palabras pueden volcarse en contra de quien las profiere. Así ocurrió con las escatológicas expresiones presidenciales: de pronto, como una emanación del subsuelo a causa de una presión incontenible, la materia fecal que escondía el régimen en varias de sus estructuras –Ministerios de Transparencia, de Gobierno y de la Presidencia, principalmente, amén del Órgano Judicial- salió despedida con gran estrépito provocando la repulsa generalizada de la ciudadanía.

Total que, para mí, 2012 fue el “Año de la Caca”

jueves, 6 de diciembre de 2012

El "Efecto Penn"



Vino, vio y venció… y, de paso, sin ser consciente de haberlo hecho, destapó la cloaca más hedionda que el régimen mantuvo herméticamente cerrada hasta hace poco: la de su ser mismo.

Llegó con un encargo particular, pero para cumplirlo tuvo que prestarse a ser objeto de la exposición pública en calidad de “soldado del ‘proceso de cambio’”, partido de fútbol incluido.

Una vez liberado del triste papel, digno, sin embargo de un premio de la Academia, se ocupó de lo suyo: tomar contacto con un conciudadano suyo, víctima de la hasta entonces ignorada red gubernamental de extorsión. Digo ignorada y no desconocida, porque la oposición, en particular el senador Roger Pinto asilado, hace ya medio año, en la embajada de Brasil sin que el régimen le facilite el salvoconducto que posibilite su refugio político, trató, infructuosamente, de llegar al señor Evo Morales con la documentación que contiene indicios de lo que posteriormente se supo gracias a la visita del artista de cine Sean Penn.

El motivo de la no concesión de salvoconducto a Pinto era el temor del régimen a que, una vez en Brasil, éste divulgara dichos documentos a los medios –“Veja”, por ejemplo- y el mundo se enterara de la red extorsiva gubernamental.

Toda vez que el escándalo está en curso –causando ajustes de cuentas entre jerarcas del régimen- ya no tiene sentido seguir reteniendo al senador y debería facilitársele el salvoconducto de inmediato.

A estas alturas, y con absoluta propiedad, se puede hablar del “Efecto Penn” y su influencia en el curso de los acontecimientos que a cada momento complican más y más al régimen, que, por primera vez, luce inerte, exento de recursos políticos que le sirvan para amainar la implosión de su ser, de su corrupto ser.

Sumados los casos “Santos Ramírez”, “Sanabria” y “Red Gubernamental de Extorsión” hacen palidecer a otras dictaduras como la de García Meza con sus “Piedras de La Gaiba”, “Diario del Che”, “Carritos Hanne” y “Narcomilitares”.

¿Hasta qué nivel llega la mafia gubernamental? ¡Quién sabe!, pero todavía me inquieta la frase del Vicepresidente cuando, en agosto, le preguntaron sobre Ostreicher: “La demora (retardación de justicia) es generalizada, y no solamente afecta al ciudadano estadounidense”. A Penn entendedor… 

jueves, 22 de noviembre de 2012

El desafío post censal


Como se temía, ¡y no se diga que no se lo advirtió!, la jornada censal ratificó los análisis que sostenían que el proceso de empadronamiento se realizaba con absolutas desorganización e improvisación.

Ya no desde la lectura intelectual del asunto, sino desde la posición de sujeto del mismo –vale decir, desde la experiencia de haber sido censado-, no se puede hacer más que reiterar tales conceptos.

Con total propiedad se puede decir que el Censo 2012 no estuvo a la altura del comportamiento de la mayor parte de los ciudadanos –salvo aquellos que, alentados por las propias autoridades y por temor a represalias, abandonaron las ciudades en las que desarrollan sus actividades y retornaron a sus pagos de fin de semana para ser empadronados en ellos, distorsionando, de esta manera, la denominada foto poblacional-, quienes acataron las disposiciones de esa suerte de toque de queda que fue la jornada del 21.

En el caso personal de quien escribe y de su compañera, sucedió que casi se quedan sin ser contados: a las 17:00, ésta llamó al centro de consultas y, veinte minutos más tarde, un agente censal poco preparado llegó a nuestro domicilio. Sin esa llamada, el INE habría omitido a dos – multiplique por los varios casos similares- mestizos bolivianos. Finalmente, entre borrones y omisiones del propio diseño de la boleta, pasó este re-cuento.

Con todo, a trancas y barrancas, los números de la especie censal hablarán de reasignación de escaños parlamentarios y de redistribución de recursos de coparticipación con lo que ya nos encontramos ante el desafío post censal de reordenar la casa.

Como primera prioridad, se debe, como lo manifiesta Samuel Doria Medina, proceder a la validación del proceso, control post censal mediante, para cerciorarse que el margen de error no llega a márgenes de descertificación de los resultados.

Ello, ya con los anuncios de batalla por recursos y representatividad instalados en la agenda pública. En mi criterio, atenido a la letra de la CPE, tanto lo uno como lo otro –con miras a la ley financial y a las elecciones venideras- debe materializarse en este tiempo político y no posponerlos a conveniencia del régimen.

viernes, 9 de noviembre de 2012

Nos va a costar Caro

De salir, va a salir; ¡pero nos va a costar Caro!. Estoy, por supuesto, hablando del dichoso Censo Nacional de Población y Vivienda a realizarse en breve. 

 Como si de una profecía autocumplida se tratara, este empadronamiento, que debió haberse efectuado hace un año, hará realidad nuestras peores pesadillas sobre la materia. 

 Por fortuna, las cosas que uno escribió previniendo lo que se venía están a disposición de cualquiera a sola pulsación (click) de una tecla. Es así que vuelvo sobre mi texto publicado en 2010 –“Censo 2011”- y encuentro que mis temores –que eran los de muchos- se justificaban a plenitud.  

“El censo 2011, bien hecho, puede resolver tal controversia, mas, temo que al Gobierno no le haga mucha gracia un dato que pondría en entredicho la base de sustento de su discurso”, escribía sobre la inclusión de la opción “mestizo” en la boleta censal. 

 Dicho y hecho. El régimen “le metió nomás” y tendremos un censo político, antes que técnico, destinado a eliminar estadísticamente a la mayoría de la población. 

 Pero, al margen de este medular tema, ni el más recalcitrante opositor imaginó que todo lo que rodearía al verificativo del censo estuviera signado por la improvisación, la mala fe, la desinformación y la sospecha –“virtudes” del régimen todas ellas-. 

 Mi colega Julio Aliaga, como robándome letras, ya escribió una columna –“Mamarrachos”- muy ilustrativa sobre el asunto. Pero si se la pasó, recojo un par de líneas de la misma: “hay preguntas que son innecesarias y otras fundamentales no están” y “la testarudez de no querer enfrentar el tema de nuestra identidad, como país mestizo y transcultural, porque pone en entredicho la fábula del país indígena que la hegemonía aymara quiere instaurar en nuestro imaginario”. 

 Podía haberse supuesto que el año extra que tuvo el régimen para organizar el censo se lo aprovecharía para no dejar sombras de duda sobre la idoneidad del mismo. Contrariamente, este tiempo fue usado para consumar la farsa. 

 Si no fuera que los municipios están en sus propias campañas para que los ciudadanos se empadronen, el fiasco hubiera terminado peor de lo que finalmente lo hará –aunque no faltará quien dirá que fue “el mejor censo de la historia”-. Y el régimen, el mejor censor de la historia, agrego.

martes, 6 de noviembre de 2012

FoTIPNIS

Ayer nos dimos una vuelta por la exposición "En defensa de la Loma Santa", fotografías de Jaime Zapata tomadas mientras participaba tanto de la octava como de la novena marcha en defensa del TIPNIS.

Esta expo se extenderá hasta el lunes 12 y tiene por objeto recaudar fondos para financiar la compra de un sistema radiante que posibilite que los habitantes del TIPNIS transmitan lo que, por el difícil acceso a la zona, los medios citadinos no pueden hacer y contrarrestar la "información" oficial que proclama haber derrotado al TIPNIS.

La galería L'atelier donde se exhiben estas fotografías -muy buenas, por cierto- está en la calle Rosendo Gutiérrez, casi esquina Ecuador.

jueves, 25 de octubre de 2012

Insultos verdaderos


Desde que al Vicepresidente se le ocurrió decir que anota los nombres de quienes “insultan al Presidente Evo”, el lenguaje “florido” ha proliferado en las redes sociales, ridiculizando la advertencia del hombre.

La provocación del número dos ha tenido, en mi criterio, un efecto lógico, natural incluso: al sentir amenazada su libertad de expresión, los ciudadanos salieron a la red con una dosis de desafiante sarcasmo, poniendo, más de uno su nombre a disposición de la lista de “vici-tas”.
La oportunidad ha servido también para incursionar en la ontología del insulto (¿qué es, a final de cuentas?), la arqueología del insulto (rescate de sabrosos términos que, francamente, ya no califican con insultos), la etimología del insulto (¿de dónde proviene tal o cual expresión?), etc. etc.

El ingenio criollo ha salido a relucir, jocoso, punzante, sarcástico. Así pues, en descomunal desfile de “palabrotas” aparecieron vocablos de gruesa jaez, unas vigentes, otras en vías de extinción, otras remozadas… sabrosas todas. Un arsenal de ocurrentes groserías explotó en las redes sin causar bajas.

Entre los conceptos al uso, se revelaron los siguientes (me ahorro el entrecomillado): levudo, zoquete, bolastristes, pelópidas, zopenco, gaznápiro, sarnoso, sabandija, bellaco, gazmoño, rechiquirrititillo, espantajo, bribón, mich’a, gastagobierno, cangrejo, pichiruchi, cacaseno, pedorro, ganapán, pelagato, cuculi. Y la lista sigue. Existe incluso un diccionario de insultos editado por Pancracio Celdrán. Un buen compendio de éstos es la canción Baracunátana:



Al fin y al cabo, pura convenciones que incluso causan gracia. A mi juicio, lo verdaderamente insultante no son las convenciones lingüísticas, sino las acciones de personas o regímenes que nos toman por pendejitos descriteriados.


¿No es acaso un insulto a los bolivianos atribuir flojera a los cambas? ¿No es acaso un insulto a los bolivianos profanar un monumento considerado sagrado por culturas del lugar para celebrar una boda política? ¿No es acaso un insulto a los bolivianos decir que no hay cárteles del narco en el "Estado Plurinacional"? ¿No es acaso un insulto a los bolivianos mandar a tu hijita a la Embajada en Alemania con nana y todo y luego someter a esclavitud a la nana? ¿No es acaso un insulto a los bolivianos inventarse una "consulta" y forzar un resultado para justificar la destrucción del TIPNIS?...

viernes, 12 de octubre de 2012

El TIPNIS y el "progreso"



A quienes se (nos) oponen (oponemos) a que el tramo dos de la carretera Villa Tunari – San Ignacio de Moxos atraviese el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), el Presidente Morales los (nos) ha calificado como “enemigos del progreso”.

Suena algo incongruente que un autodenominado “socialista/comunitario” apele a una categoría proveniente del más rancio capitalismo, el industrial, para echar(nos) su espuma a los objetores del proyecto concebido para destruir el TIPNIS.

Uno de los postulados de la “idea de progreso”, para no abundar en mayores consideraciones, es, de acuerdo a Nisbet, la convicción de que la civilización occidental es noble y superior a las otras.
¿No contradice esto al discurso que don Evo y sus operadores ideológicos nos vienen barajando hace años? ¿Cree ahora el señor que la civilización occidental es noble y superior a las otras? ¿o sea que los enemigos del capitalismo no están en el Gobierno?

En lo personal, hace décadas que “progreso” no figura en mi vocabulario; abracé primero la idea, más integral –puesto que incluye centralmente el concepto de educación- de desarrollo y, más recientemente, la de desarrollo sostenible, que sin oponerse al crecimiento económico, lo condiciona a ocasionar el menor impacto ambiental posible. Y, por supuesto, el impacto ambiental que supone el tramo dos por medio del TIPNIS hace inviable –nunca mejor dicho- su construcción (destrucción).

Usted habrá notado que hago énfasis en aquello de “tramo dos”. Hago esto para desvirtuar, por enésima vez, que los objetores estamos “contra las carreteras (del progreso)” –otra temeraria sindicación del jefazo-. Lo que está en cuestión no es la necesidad de integración caminera; habría que ser muy necio para oponerse porque sí al desarrollo de infraestructura.

¡Por supuesto que los caminos son un ítem de primer orden! Pero no al costo de arrasar con la biodiversidad y la vida misma. A menos que lo que en realidad se busque con su apertura sean fines inconfesables –vinculados a actividades non sanctas-.

¿Alguien se opone a la doble vía Oruro - La Paz? Más allá de observaciones administrativas o indicios de corrupción, nadie en su sano juicio lo haría. La diferencia entre carreteras como ésa y el tramo en cuestión es que aquellas no hieren de muerte al medioambiente.

viernes, 28 de septiembre de 2012

"El pelo en la sopa"



Un intercambio de ideas feisbuquero sobre el presunto sobreprecio en el contrato para la construcción del teleférico (de $us 38 millones, según la empresa italiana Leiter) acabó abruptamente cuando la persona que defendía a capa y espada al régimen sentenció que este servidor andaba buscando “el pelo en la sopa” para criticarlo.

Tal expresión, que es una de las muchas a las que recurren quienes han perdido todo argumento para sostener un debate, me dio, sin embargo, una pauta de cómo dimensionan el mundo (“su” mundo) quienes, por un motivo u otro, justifican las tropelías que acometen a diario los circunstanciales detentadores del poder, Morales y compañía.

Si, en la escala de los masistas, 38 millones de dólares –independientemente de que se trate o no de una jugosa comisión; aunque la cifra coincide con el aproximadamente 15% que se “estila” en los negociados (y que, eventualmente, origina una nueva elite económica)- son “un pelo en la sopa”, está claro que su proyecto de poder –que no es otro que permanecer en él a como dé lugar- no contempla la menor posibilidad de ruborizarse siquiera ante la peluca que Bolivia tiene que tragarse por su culpa. Uno esperaría que, al menos, se pusieran coloraos…

Comoquiera que hay sopa para un tiempito más, digo yo, escurramos de la misma un par de pilosidades de reciente data perceptibles a simple vista.

Aunque los titulares del Ejecutivo ya se encuentran en el país y todo lo considerado sobre el cuestionado interinato de la señora Montaño –incluida la acusación de “sediciosos” contra quienes pusieron en evidencia la inconstitucionalidad del mismo y la imposibilidad de recurrir a un Tribunal Constitucional tutelado por el MAS- ya es “anécdota plurinacional”, no está demás insistir en que si la sucesión es automática, el MAS no tendría por qué haber hecho diferencia entre “ausencia definitiva” y “ausencia temporal”.

Por el lado de la economía, los pelos están a flote con el retorno –precios internacionales atractivos mediante- al extractivismo más secante con el plus del conflicto por un “quítame esos pelos”. El IBCE ya ha hecho una advertencia para que el régimen revierta el proceso de reprimarización de la economía: “Hay que apostar más bien por las exportaciones no tradicionales, al estar obligadas a ser competitivas en el mercado externo”.

El panorama no está “de pelos”.
 

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Huanuni, Mallku Kota, Colquiri... ¿Porco?


El auge en los precios de los  minerales sumado a la errática política gubernamental en la materia han desencadenado varios conflictos en el sector. Lo curioso es que el régimen no tiene la capacidad de prevenirlos y la violencia recrudece afectando a la ciudadanía.

Este post tiene por objeto anunciarle al gobierno que tras el conflicto, aun irresuelto, de Colquiri, se viene el de Porco. Cumplimos, de esta manera, una responsabilidad para con el país.
Porco es un distrito ubicado en la provincia Quijarro del departamento de Potosí y allá se están gestando, a imagen y semejanza de los anteriores conflictos, las condiciones para que éstos estallen si es que el estado no toma en serio las señales que de allá provienen.

Ayer, Edgar Rejas, dirigente de la federación de Trabajadores Mineros de Potosí, ha hecho saber que  un escenario parecido al que se está viviendo en la actualidad respecto de Colquiri puede repetirse en el yacimiento de Porco.
Huanuni, Mallku Kota, Colquiri… ¿Porco?

martes, 25 de septiembre de 2012

Interinato en cuestión


Una vez más, el régimen se entrampa en el texto de su Constitución. No se trata de endilgarle a la Sra. Gabriela Montaño la usurpación de funciones que estaría cometiendo; le ha tocado a la Presidenta de la Cámara de Senadores ser el sujeto del caso concreto por el que uno se viene a enterar de un candado presente en la CPE masista.

Si se trató de algo deliberado (para impedir que una tercera persona, fuera de Morales y García Linera, ocupara la silla presidencial, por ejemplo) o de una falta de previsión, es algo de lo que, probablemente, nunca nos lleguemos a enterar.

Lo cierto es que el interinato presidencial de la señora Montaño, si nos atenemos a la letra de la Carta Magna, no es viable. Llevada más allá esta situación, todos los actos administrativos que lleven su firma como tal serían nulos de pleno derecho.

Sabemos, asimismo, que no va a pasar nada. Que, como de costumbre, el asunto pasará como una más de las acciones inspiradas en el "meterle nomás".

viernes, 14 de septiembre de 2012

No es pura coincidencia


Probablemente “El Príncipe” sea el producto de la consultoría –oficiosamente elaborada por Maquiavelo mientras pasaba el tiempo entre rejas- más perdurable de la historia. Las prescripciones, fórmulas y recetas que contiene son frecuentadas por príncipes chiquitos de toda laya para engordar su poder y perpetuarse en él.

Podría decir, a manera de muletilla, que si lo que vendrá a continuación guarda alguna semejanza con la realidad es pura coincidencia,  pero no me saldría muy natural; es que la apropiación que ha hecho el régimen de la rancia consultoría de don Nico es tan deliberada como sistemática en su aplicación, casi de manual, de texto de cabecera.

Don Nico, que sólo quería agradar a don Lorenzo, vería espantado cómo sus recomendaciones son asumidas sin el menor empacho por el Gobierno de un país que ya las había superado con la llegada de la democracia que hoy, pronta a cumplir 30 años, se encuentra herida de muerte.

Repasemos, puestas en términos coloquiales, algunos de los consejos nicolescos –mejor conocidos por sus connotaciones perversas como “maquiavélicas”-:

  1. Sostener un ejército poderoso.  Paraguay no debería preocuparse, el régimen se porta regalón con las FFAA sólo para amedrentar a la población local… no le alcanza para más, pero con esto tiene suficiente.
  2. Dividir para reinar. Su accionar respecto del TIPNIS es el súmmum de la dichosa receta.
  3. Controlar la distribución de noticias. Anda “de compras” hace años y hace la norma a su medida. Ver “Ley de telecomunicaciones”.
  4. Emplear hábilmente la propaganda con el fin de convencer al pueblo de que es libre. ¿Alguna duda sobre este punto?
  5. Presentarse a sí mismo como defensor de los débiles, de la justicia, del derecho, de la libertad, de la cultura y del progreso. Todo esto bien etiquetado como “proceso de cambio”, el eslogan político más exitoso de los últimos veinte años.
  6. Desprestigiar a los opositores, describiéndolos como enemigos de la humanidad, de la libertad y de la cultura. Y no sólo eso…
  7. Eliminar sin asco a los posibles rivales. Perseguirlos, enjuiciarlos, acosarlos, golpearlos.
  8. Hacer exhibición impúdica de su poder. Ver: “boda”.
No, no se trata de pura coincidencia.

lunes, 10 de septiembre de 2012

"Mil heridas"


El sábado tuve el honor de ser invitado por JP Villalba para celebrar tres años de su proyecto JP and The Jammers. Y eso fue lo que hicimos... jammear. A mí me tocó poner unos acordes en "Mil heridas", gran canción, gran fiesta!!!!

sábado, 1 de septiembre de 2012

Yo, cincuenstone

Hoy me recibo como “cincuenstone” –en alusión a los Rolling Stones, que también han celebrado sus 50 este año- y llego a tal edad con muy pocas abolladuras en la carrocería y con el motor “estándar”, para hablar en términos mecánicos.

No me atrae el ponerme nostálgico y comenzar a enumerar un recuerdo tras otro; el futuro me jala, sin que pueda oponerle resistencia, con toda la carga de vivencias acumulada en el emblemático lapso.

Sin embargo hay algunas imágenes recurrentes que me visitan si las convoco: una me lleva  a la calle Mercado, visto un abrigo café y me han puesto una cachucha en la cabeza,  mi madre me toma del brazo y esperamos en la puerta de “La Andaluza” a que salga mi abuela que trabaja como costurera en el taller de confecciones; tengo unos cuatro años. Otra me conduce a la noche en la que las fuerzas de seguridad de la dictadura de Bánzer sacan de la casa a mi padre en pijamas y se lo llevan; veo todo. No entiendo qué está pasando… horas después me entero de que está preso, y días después que lo exiliaron a Paraguay; tengo 11 años. Más cerca, llega mi hijo a este mundo; tengo 35 y…

Más que una relación puramente cronológica me decanto por las listas al estilo del personaje que encarna John Cusack en la película “Hi Fidelity” bajo la modalidad de un “Top 5” de los momentos –gratos e ingratos- o de los temas –en amplio rango de intereses- en los que uno se siente involucrado. He publicado en mi blog algunos de éstos. Creo que es tiempo de elaborar la lista de mis cinco más groseras metidas de pata.

Si usted piensa que en este momento estoy volviendo a ver dicha peli en buena compañía –la mejor posible diría- probablemente esté en lo correcto. O sea, quiero quitarle solemnidad a esto de cumplir medio siglo de vida.

Vamos a  disfrutar este “Día del Peatón”, a ensayar la canción “Mil heridas”, a poner alguna ocurrencia en Feisbuc, a darnos una revolcadita y a repetir el conjuro mágico: ¡Larga vida y piernas calientes!

lunes, 27 de agosto de 2012

jueves, 16 de agosto de 2012

Atisbos de cordura



A riesgo de pasar por ingenuo como ocurrió con quienes se adelantaron a echar flores al tribuno Gualberto Cusi cuando, en un arranque de independencia, puso en evidencia la injerencia del régimen en el TSE. Este grotesco personaje no aguantó un “buhhh” de quienes lo pusieron en el cargo y volvió a jurar fidelidad (sumisión) al “proceso de cambio”. Lo siento por aquellos que pensaron que un poco de sensatez asomaría en las enrarecidas filas del MAS.

Podría ocurrirme algo parecido y acabar yo como ellos, totalmente abochornado, pero igual nomás le voy a meter… -se me hace conocida esa frase-.

Comencemos mencionando algo que marca una diferencia cualitativa en la línea oficialista sobre el caso del asilado político Róger Pinto. En mi criterio, merecían mucha más importancia de la que se las dieron las apreciaciones de la Presidenta  de la Cámara de Diputados al respecto. Doña Rebeca Delgado, en lúcido mea culpa, ha dado la razón a Pinto por cumplir con el deber de denunciar a las mafias del narcotráfico afincadas en el país. “No por ello se le va a entregar una medalla”, agregó. Tengo la impresión de que el senador perseguido no espera una medalla. Su petición es más simple: que cese la persecución política en el país.

En otro ataque de institucionalidad, la Gobernación de Chuquisaca, a través de su Secretario General, Ever Almendras, reconoció, luego de más de 700 días en los que sistemáticamente el régimen anduvo dando largas, que tiene una cuenta pendiente con Soboce a raíz de la reversión de sus acciones en Fancesa. Es un buen comienzo que, espero, llegue a buen final con una cabal compensación a la empresa cementera más importante del país.

Finalmente, en este oasis al cabo de seis años de atropellos plurinacionales, saludo, no tanto la designación de la nueva presidenta del órgano electoral como la salida del sujeto que ejercía el máximo cargo del mismo hasta el jueves pasado. ¡Qué tipo para ser lambiscón!. Con que la señora Velasco muestre dignidad personal ya será una señal de esperanza; por lo pronto, aunque estoy consciente de que le debe la vocalía al régimen, merece el beneficio de la duda. Por sus actos la conoceremos.

Después de seis años de k’aiqearnos, hace bien un poco de esperanza.

jueves, 2 de agosto de 2012

Como para tirar de la cadena



Que las emisiones de los canales televisivos y las radios del país están (sobre)saturadas de propaganda del régimen, de campaña electoral permanente, es un hecho. El régimen ha contrarrestado al zapping; cambiar de medio no ayuda en mucho, sus cuñas y jingles son omnipresentes. Otro rato nos ocuparemos de la millonada –plata de todos- que derrocha en este afán.

Por lo pronto, sin ser demasiado conscientes de ello, estamos sometidos a una virtual cadena propagandística y campañera –llamémosla “pagada”, suponiendo que también alguito ingresa al canal y a la radio gubernamentales por este concepto-.

Pero el abuso llega más allá aún. Mediante una ley de telecomunicaciones hecha a su imagen y semejanza, el régimen va a estrenar su cadena propagandística impuesta y gratuita. En los hechos se pretende obligar a los bolivianos a ver un largo spot  de campaña.
Calculo que dicho spot de campaña, a emitirse a través de la cadena no pagada, durará unas cuatro horas, considerando la boca excedentaria de su protagonista.

Este tipo de cadenas era habitual en dictadura. Inopinadamente, la programación radial era interrumpida para dar paso al mensaje del gorila de turno, precedido de una marcha militar –sólo falta que en el  megaspot de este lunes se le ocurra hacer lo mismo- y a segregar espuma. Obviamente, el súperspot de cuatro horas nos transportará al país de las maravillas.

De los 150 días que llevan las víctimas de las dictaduras frente al ministerio de Justicia, de los casi cuatro años de la detención de Leopoldo Fernández, sin derecho al debido proceso, de los más de 700 días de la reversión por decreto de las acciones que Soboce tenía en Fancesa sin que hasta la fecha se le hubiese resarcido un centavo o de los 70 días de negativa a otorgar –como estipulan convenios de los que el Estado es signatario- salvoconducto al asilado político Roger Pinto, no se dirá nada –salvo, posiblemente, que son agentes de la CIA, neoliberales, derechistas, golpistas, secesionistas, etc.-

Una invitación, en fin, como para tirar de la cadena.

viernes, 20 de julio de 2012

Corrupción "por accidente"


Se sabe que el régimen estaría –si es que no lo ha hecho ya- estableciendo sanciones para los funcionarios que sean sorprendidos conduciendo en estado de ebriedad vehículos oficiales; sanciones, supongo, más allá de las que establece el Código de Tránsito ante un hecho tal trátese de empleados gubernamentales o de comunes mortales conduciendo borrachos coches del Estado, del servicio público o particulares.

Los borrachos al volante no solo son una constante en las filas del régimen; también han venido a sustituir a los controles institucionales anticorrupción que o están de vacación permanente o sencillamente no existen.

Más allá de las “mamaderas” de servidores públicos que se han conocido gracias a desgraciados accidentes, el mejor modo de “detección” de corrupción que, para su “mala suerte” y pesar de la ciudadanía, han sido ciertos hechos, criminales inclusive, los que han destapado descomunales cuanto millonarios negociados. El más sonado, sin duda, es el caso –los casos- “Santos Ramírez/Catler/Uniservice/Planta separadora de Río Grande/Asesinato de O’Connor/El Caballito/Ticocos”.

Si no se producía el hecho de sangre, probablemente toda la mafia descrita previamente seguiría ocupando oficinas en YPFB.

Pero parece ser que se va una mafia e inmediatamente ingresa otra -¿con aquiescencia del #2… del #1?- y no es sino gracias a otro bochornoso evento, un accidente, que nos llegamos a enterar de la podredumbre enquistada en la estatal petrolera.

Hablando de accidentes, ¿no son accidentales-interinos el Presidente de YPFB y un sin número de jerarcas –el Contralor, verbigratia-?

Aplicando un tropo de Álvaro Riveros Tejada, podríamos decir que el mejor Zar anticorrupción que tiene el estado Plurinacional es don Johnnie Walker, porque el sólo hecho de manejar un vehículo oficial para uso privado con el agravante de hacerlo ebrio de colores ya es un hecho de corrupción; ni qué decir cuando debido a ello conocemos la magnitud de la mafia que administra es Estado.

Estamos ante un sistema que bien podría recibir, con sarcasmo, el nombre de “corrupción por accidente”. Dios nos proteja.

Retroagenda stone: 20 de julio

1979: Un adolescente de 17 años, Scott cantrell, se suicida en la cama de Anita Pallenberg (37) y Keith Richards, mientras éste se encuentra en París. Es el último escándalo que envuelve al guitarrista de los Stones. La pareja termina su relación.

martes, 17 de julio de 2012

martes, 10 de julio de 2012

jueves, 5 de julio de 2012

"Cincuenstones"



Dejo, por un momento, de ocuparme de los temas de nuestra agobiante coyuntura para abordar algo más amable; una de mis debilidades, en realidad. Y lo hago ahora porque la fecha lo amerita.

Nadie, ni ellos mismos, ni sus más fieles seguidores –mucho menos sus detractores de la primera hora- hubo imaginado en 1962 que, 50 años más tarde, los Rolling Stones estarían siendo celebrados, a lo largo y ancho del orbe, justamente por haber llegado al medio siglo de carrera. Eso hago, efectivamente, en esta columna conmemorativa: ¡Celebrar!

Para ser preciso, el quincuagésimo aniversario de la banda va a ser este jueves 12 de julio, pues se considera a la primera presentación documentada como tal, ocurrida en esta fecha aquel 1962, como el punto de partida de su historia oficial. El club “Marquee” de Londres fue su cuna artística.

Aunque discontinua a partir de los 80’s, una permanencia de cinco décadas en el ambiente de la industria del espectáculo y ramas afines  –algo muy parecido a una moledora de carne por el hambre de novedad de sus consumidores- es una proeza por sí misma; y Rolling  Stones, una industria en sí misma -así no guste a los “puristas” del género-.

Así como nadie está pensando conscientemente en la Revolución Francesa pero nuestra contemporaneidad no se explica sin ella, tampoco pueden entenderse ciertos códigos actuales sin considerar  aquello que comenzó hace prácticamente 60 años y continuó con los Stones como parte de la ola. El punto es que estos respetables caballeros han seguido rodando y tal parece que les quedan ganas de darse una última vuelta de tuerca.

Así alguien no haya oído hablar de estos venerables “cincuenstones”, tiene incorporado, aún sin saberlo o ser consciente de ello, algo de lo que se gestó en aquel tiempo, como lo tiene de “Libertad, Igualdad, Fraternidad”.

Por algún curioso designio decidí, un día ya lejano, dedicar parte de mi atención a “estudiar” todo lo concerniente a estos ingleses que ya cargan medio siglo artístico sobre sus espaldas; de alguna manera han empujado mi propia existencia.

¡Lo aseguro con la felicidad de saber que dentro de unas semanas yo también seré un “cincuenstone”! ¡Larga Vida a los Rolling Stones!


viernes, 22 de junio de 2012

¿El Estado en calzones?

¿Hasta dónde puede un Estado moderno ocuparse directamente de la producción? Utilizo el término “producción”, más allá de su aplicación al extractivismo, que es un estadio primario de la misma. Por producción, entendemos “transformación”, “valor agregado”, “innovación”.

No estoy en contra de que el Estado se involucre directamente en un proyecto siderúrgico, por ejemplo, seguramente en asociación con inversores privados. En tal caso, y en otros parecidos, lo que más bien hay que evitar es que los capitalistas (empresas transnacionales, en su mayoría) se conviertan en un superestado; y creo que el país se ha curado en salud de aquello.

Asegurado el dominio sobre los considerados “recursos estratégicos” –que justamente por tal calidad no son más que un modesto puñado aunque de gran importancia- el papel que le toca cumplir al Estado es el de crear las condiciones para que el resto de los agentes económicos –prácticamente toda persona de carne y hueso- desarrolle sus emprendimientos de acuerdo a sus capacidades; ocurre generalmente lo contrario: el Estado es el principal obstaculizador de la iniciativa y actividad privada.

Una digresión, a manera de matizar: se considera, con cada vez mayor insistencia, que los únicos recursos estratégicos son el humano y el conocimiento.

Por lo demás, el Estado hará bien en intervenir ante las distorsiones del mercado, en redistribuir justamente el excedente y en actuar bajo el criterio de subsidiariedad allá donde el capital comercial no encuentre atractivo de negocio –no pueda lucrar-. 

¡Pero que el Estado se ponga a producir calzones!...

No sería la primera vez. La anterior fue un fiasco mayúsculo. En tiempos de la dictadura, una fábrica de prendas de ropa interior fue adquirida por el Estado. Se supuso que el “mercado cautivo” (endogámico, más bien) para la ocurrencia eran las FFAA: millones de calzones por año a ser comprados para los soldaditos. ¿La actual “lencería” de la soldadesca es de la marca “BVD”? No, ¿no ve?.

Entonces, ¿Cuál el sentido de meterse, como Estado, a empresario del papel –negociado mediante, a más de no ser un rubro muy respetuoso de la pachamama- del cartón… y ahora de las prendas de vestir? Huele a calzón sucio.

lunes, 18 de junio de 2012

Emotex

La más reciente aventura empresarial del estado, Emotex, produjo su primera prenda. :)

jueves, 7 de junio de 2012

Caperucitas rojas y lobos azules


En sus afanes persecutorios, el régimen ha llegado a extremos inimaginables para un sistema pretendidamente democrático, ha caído en el ridículo y está a punto de llegar al extravío –si es que no lo ha hecho ya-.

Eso sí, no se le puede negar coherencia, porque entre lo declarativo y los hechos existe una correspondencia prácticamente mecánica. ¡Así es que lo que el Gobernador quiso decir es que “nadie puede oponerse a Evo”!, y en un arranque de entusiasmo dijo que había que colgar a los opositores. ¿Y dónde se supone que está la disculpa en tal “retractación”?. “Mil perdones; no quise decir ‘colgar’ sino ‘cortar el pescuezo’ ”, podría también haber dicho el personaje de marras.

Y vaya que le sobra “entusiasmo”  para acometer con este tipo de acciones. Fresca en la memoria está la vez en la que el ministro de Gobierno –reincorporado hace poco al Ejecutivo con disminución de nivel- Alfredo Rada, la emprendió contra un grupo de jugadores de paintball acusándolos de terrorismo en la trama que tejió para desmontar el poder de la “oligarquía oriental”.

Es que, a veces, los “revolucionarios” se pasan de revoluciones y acaban replicando comportamientos atribuidos a tiranos de un signo u otro. Entre la realidad y la ficción que en la novelística de Carpentier se sintetizan en lo “real maravilloso” algunos de los episodios protagonizados por este régimen superan en imaginación a los que el autor cubano retrata en sus obras, como por ejemplo aquel, tomado de El recurso del método, en el que el gobierno de derecha quiere hacer desaparecer toda la literatura “roja” (marxista) y en tal menester un librero damnificado por la ocurrencia les dice a los esbirros del régimen que de una vez se lleven La caperucita roja también.

Resulta que, ahora, “sedición” es recaudar dinero para apoyar  a los marchistas del TIPNIS mediante la venta de postales con imágenes de la anterior marcha y emprenderla contra los promotores de la iniciativa. ¡Faltaría que lo enjuicien al fotógrafo!

Ahora resulta que “terrorismo” es cantar en una banda de Hip hop llamada “Malditas Dinamiteras”. Es que, aunque no meto mis manos al fuego por gente que ni conozco, la detención de unos chicos con tal cargo, se parece más al secuestro de La caperucita roja o al juego de paintball que a una correcta investigación. Por una sencilla razón: en el código de los terroristas comunes (no en los de Estado) es de rigor reivindicar el hecho –García Linera lo sabe perfectamente- y, hasta donde tengo entendido, no hay tal “sello”. Y, al mero estilo del Estado de no-derecho, los jovencitos tienen que probar su inocencia.

viernes, 25 de mayo de 2012

El "Factor OEA"




Ocurre en lo doméstico y ocurre en lo estatal. El recibir invitados en casa supone un protocolo que va desde la comida hasta la música a ponerse, pasando por que los componentes de la familia se comporten “a la altura del acontecimiento”. La idea es que el ambiente resulte acogedor, tanto en las formas como en la sustancia.


Asumiendo que de ordinario tenemos la casa ordenada, el piso reluciente, la vajilla limpia y, sobre todo, unos hijos bien educados, de todos modos haremos un esfuerzo extra para que esto “se note”. Sin exagerar, porque ya pecaríamos por afectación.


Pero ¿y si no?, ¿si el baño huele a mil demonios, si hay grasa en la cocina, si el caos se ha apoderado del hogar, si los chicos son unos diablillos incorregibles?... Una opción es encarar con seriedad la recepción y ponerse a trabajar en la  limpieza y la armonía del lugar, amén de concientizar a los muchachos sobre la importancia de la misma confiando en que no “den la nota”. La otra opción es esconder la basura debajo de la alfombra y atiborrar a los pequeños con caramelos para mantenerlos distraídos evitando que interfieran en la reunión.


Mayor complejidad, desde luego, implica la organización de un acontecimiento en la que un Estado funge como anfitrión. Cada detalle será juzgado sin concesiones por los visitantes, los presidentes de varios países y sus respectivas comitivas: la seguridad, las comunicaciones, el protocolo, el alojamiento, la comida… y algo que escapa a la buena o mala voluntad de un determinado régimen político: el clima social. Me refiero, desde luego, a la Asamblea General de la OEA a desarrollarse en Cochabamba, y que está a la vuelta de la esquina.


El país se encuentra más o menos como la casa desastrosa descrita previamente y sus moradores algo cabreados con los administradores del mismo; una marcha de indígenas los está interpelando ante el mundo y una seguidilla de hechos de corrupción y abuso de poder se ha destapado. El régimen ha optado por esconder la porquería debajo de la alfombra y hacer como si todo estuviera en orden… pero el TIPNIS no se ha dado por enterado y no ha entrado al juego.


¿Entrará la OEA al juego del régimen?...

jueves, 17 de mayo de 2012

El dedo y la Silla...



Hace dos días falleció Carlos Fuentes, escritor panameño de nacimiento pero mexicano por vida y obra que dejó profunda huella en la literatura de estos parajes.

Los lectores establecemos relaciones subjetivas con los libros y los autores; frases sueltas, palabras/emblema, asociaciones personalísimas sobre experiencias individuales en diálogo con los textos. La lectura es eso.

Mi aproximación a Fuentes llegó al punto de la revelación cuando leí "La Silla del Águila" (2003). Un pasaje de la obra -que transcribiré más adelante- cerró el círculo de un asunto que, pese a haberlo "superado", me tenía algo inquieto aún.

Sucede que en mis años mozos tuve una novia con un, para mí, extraño comportamiento a la hora de hacer el amor -desde entonces, por fortuna, no volví a juntarme con mujeres de similar accionar-. Vayamos al punto:  mi pareja de referencia tenía la tendencia de dirigir un dedo hacia mi culo e intentar introducirlo en el mismo.

Esto me causaba molestia por doble partida. Primero, porque evidentemente está reñido con la higiene y, segundo, porque no me resultaba placentero en modo alguno. Una parte del acto me la pasaba retirándole la mano del lugar. Lo hablamos pero al parecer no podía evitarlo.

El fin de esta historia supuso para mí una liberación; pero como dije...me quedó rondando el porqué de tan singular - que yo pensaba absolutamente única e inconfesable- "afición"... hasta que llegó "La Silla...".

El pasaje que referí dice así:

"¿Debo agradecerte que me hayas revelado al mejor amante que he tenido en mi vida, el más bello, el que con más impudicia me lame el culo, me lengüetea el clítoris, me mete los dedos por la vagina y me hace venirme dos veces, con la boca y la con la verga, gritándome, pidiéndome que le acaricie el ano, que es lo que quieren secretamente todos los hombres para venirse más fuerte -el ano, que es lo más cercano a la próstata, el hoyo del placer más secreto, menos confesado, menos exigido?


Él sí. Él sí me lo pide.


- Tu dedo en el culo, María del Rosario, por favor, hazme gozar..."

Por lo menos entendí que aquella mi novia sabía algo que yo no. Pero aún así, no me atrae ser "explorado" de esa manera. Cuestión de higiene.