martes, 10 de enero de 2012

Correos y señuelos



En un sabroso intercambio de mensajes con mi amigo Wilson Sandy, recordábamos cómo nuestros viejos, antiguos luchadores de la causa por la democracia, nos habían utilizado como señuelos y como correos en sus aprestos conspirativos contra la dictadura de Banzer.

Yo ya había escrito algo sobre esto en alguna de mis columnas, pero en el referido intercambio adquirió una dimensión más objetiva.

Sólo después de mucho tiempo -de esto nunca hablé con mi padre, ni a él se le dio por explicarlo- me pregunté por qué me llevaba a todas las reuniones políticas -yo tendría entre 10-12 años-, me dejaba en el recibidor de las distintas casas y al cabo de dos horas, más o menos, salía y nos íbamos de regreso. Algo parecido sucedía con Wilson y su padre. Y, a veces, coincidíamos en alguna casa.

La "movida" era inteligente pero irresponsable: se supone que ningún agente de control político sospecharía de un hombre "paseando" con el niño. Sin embargo, no se lo reclamo; a estas alturas me trae la sensación de "haber estado ahí" cuando se luchaba por conquistar la democracia.

Otra tarea de la que nos enteramos sino hasta mayorcitos -pues para nosotros era pura diversión- era la de mensajeros: llevábamos cartas a los domicilios de los líderes de la resistencia.

" yo me acuerdo que llevaba informacion desde mi casa hasta Sopocachi atravesando por tanques en la Mariscal Santa Cruz, era chango y quien sospecharía?", recuerda.

"¿Te acuerdas lo que jugabamos en el patio de una casa mientras nuestros viejos tenian "la reunión secreta"?, me pregunta.

Claro que me acuerdo y coincido con él en que nosotros no pondríamos la integridad de nuestros respectivos hijos en una situación análoga.

1 comentario:

Vargas dijo...

Me encantó tu programa y me gustó que tu pibe dijera unas palabras. La
versión inicial ("Johnny B Goode") y esa tremenda en vivo de "Mifnight
Rambler" fueron increíbles. Quedan 49 programas más y sé que
mantendrás interesados a todos los que te escuchan hasta el próximo 18
de diciembre.